MI PRIMER POST

Si has llegado hasta aquí, BIENVENID@! Espero que lo hayas hecho por tu propia voluntad, sin dejarte llevar por las presiones sociales, ni familiares, ni la del compañero de trabajo que no deja de repetirte que leas este blog 😉 (Eso sí, dinos cómo se llama porque seguro escribe aquí o nos conoce… y deberíamos darle las gracias!) Sea como fuere, no quiero que te vayas! Vale, puedes irte… pero ahora no. Tómate tu tiempo, curiosea por aquí y por allá, aumenta el número de visitas, el dichoso tráfico de Google Analytics, tómate un café leyendo algún artículo, riéte, emociónate, enfádate si lo necesitas… y cuando tengas que irte, hazlo, pero con una condición…. luego vuelves, vale?

No vamos a empezar engañándonos. Yo llevo fatal las despedidas. Alguien a quien admiro mucho (y además lo admiro públicamente), dice que:  “Crecer es aprender a despedirse”. No te vayas a pensar que eso significa que no he crecido… que supongo que lo he hecho; no, es que simplemente lo llevo fatal. Cada día peor. ¿Qué curioso, eh!? Cuanto más lo hago menos me gusta… Así que para amortiguar un poco cada una de esas despedidas, he empezado a escribir. Aquí en este blog con nombre pretencioso. Entre los 220.456.785 millones de Blogs que andan por ahí sueltos… ya no sé si es loca, valiente, divertida, egocéntrica o idealista la idea. Pero es un comienzo.

 

 

Como debutantes que somos, nada mejor para demostrarnos tu amor, que dejarnos un bonito comentario ;) Gracias por leernos!

1 Comentario

  1. Andrea
    27/07/2017 / 10:33 am

    No podría ser mejor una primera publicación: sincera, divertida, con (tú) esencia…
    Que sólo sea el comienzo y que lleguen tantos posts como experiencias, porque nada enriquece más que compartirlas con los demás!
    Yo, me quedo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *